No apreciamos la vida.

Y no en un sentido figurado… totalmente l-i-t-e-r-a-l: No apreciamos la vida (la pura vida, la sagrada vida, la maldita vida, la bendita vida, la cotidiana vida… como quiera que la tengas 🙂 ). Nos preocupamos la mayoría de las veces por situaciones que no están bajo nuestro control, que dependen de la decisión o intervención de otros. Nos volvemos títeres de las circunstancias. Eso: No esta chido.

Ivan escribió una vez:

¡Sal… el sol esta brillando!

P.D. Quiero que jamás se me olvide.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s