La crisis del mundo.

Hay un problema serio con el mundo. La crisis.

Es total.

Son las personas sin sentido sobre su propia humanidad y el olvidado sentimiento de sacrificio hacia la comunidad. Es la economía (los amos del dinero), enferma de avaricia y egoísmo. Es la política distorsionada y utilizada como método “Darwiniano” de decapitación social (solo sobrevive el más apto), cuyo problema más grande es que no todos tienen las mismas oportunidades para adaptarse, porque todos son (y quieren ser) depredadores adinerados. ¿Que tanta felicidad hay en una ridiculez así?. Es la amistad, que el marketing mundial ha obligado a condicionar de todas las maneras posibles para que las personas se pongan a prueba unas a otras, solo para tener como resultado el “no querer” confiar en nadie. Al final la exigencia es tal, que se vuelve todo imposible.

Pero sobre todo: Es el amor. Vendido y decadente, que en su base es puro y transparente,  que ha quedado en el olvido, nada más para ser superficial, grosero y comercial. Si no hay dinero no hay amor… es una mentira cómoda, que se reproduce a una velocidad inigualable, que funciona, al final de cuentas, como las buenas y exitosas mentiras: Entre mas se diga (y repita) una falacia se termina convirtiendo en una verdad (y para la mala suerte de muchos, en una verdad absoluta). Como muchas cosas, termina siendo relativo.

Porque parece que no es suficiente tener el amor, además se debe de exhibir a un grado morboso… y nunca faltan los voyeristas, por eso siempre hay un éxito sutil; pero no es su culpa, no encuentran otra manera de sentirlo, lo tienen que exponer a todos para que “la envidia” les haga estar convencidos de que lo que están experimentando no es la mentira que ellos mismos perciben.

Este amor es el mismo que se ha contaminado con una vil lucha de egos; personas que quieren sentir el amor reprimiéndolo y controlándolo, sin apostar por el riesgo, ensuciándolo con el miedo y la mentira de maneras “maquiavélicas”. Porque así es la naturaleza humana: Perversa. Control, ego, envidia… ¡que puede haber de amor en esto!

Es que la humanidad se ha vuelto una mala parodia de lo bueno que pudo ser, llenándose de contradicciones y guerra.

Todos piensan que el otro es responsable de lo que pasa en su ambiente, es más fácil culpar a los demás por la estupidez propia (y más rápido). La ansiedad los mata por que prefieren sentir el amor un minuto que TRABAJAR Y PENSAR para tenerlo una vida. Y este engaño absurdo es el que los termina consumiendo, ¡pero el truco final!: Su orgullo. Los salva, les permite escudarse de su conciencia, del daño, de la verdad. Y este termina cobrándoles un precio que realmente nadie está dispuesto a pagar: Una maldita soledad. Que se convierte en una cárcel… de la que ya no hay salida.

¡Claro que no todo está perdido! Porque de la misma manera en la que se está desarrollando esta barbaridad también germina un NUEVO renacimiento, en el que los pensamientos resistentes al consumismo y a la moral ortodoxa convergen… y se siente un alivio.

P.d.:

Anuncios

“Microfelicidad”

…¡Get ready to be nice!

Todo el universo obedece a una regla: Acción – reacción.

Teniendo esto en cuenta… el final de este texto tendrá que ser: hace falta más conciencia sobre ello.

Con el tiempo me doy cuenta de que las personas inteligentes toman sus decisiones basados en razones lógicas, tomando en cuenta las CONSECUENCIAS de estas a corto y largo plazo; y sí, es inevitable que en algún momento (debido a las circunstancias) TENGAMOS  QUE TOMAR UNA DETERMINACIÓN BASADOS SOLO EN NUESTRO INSTINTO.  Pero esto, en una situación donde no hay un riesgo inminente… es completamente innecesario.

Entonces es también (por experiencia propia y ajena) que una acción hecha sin ninguna otra base más que el instinto o el deseo (cualquiera que sea) y sin un propósito en particular desencadenará una serie de CONSECUENCIAS contraproducentes, que generalmente tendrán efecto a largo plazo. En fin… Esto no resultará de gran sorpresa para nadie. ¿Pero entonces por que las personas se esmeran en seguir construyendo su vida a partir de ACCIONES con dosis de felicidad momentáneas? Algunos de estos humanos son tan MALVADOS que para desechar su culpa y responsabilidad usarán a otras personas de manera indiscriminada, manipularán, violentarán psicológica y físicamente, traicionarán y engañarán con tal de conseguir uno de estos momentos que llamo:  ”Microfelicidad”.

Una droga bastante peligrosa. Las personas se hacen adictas cuando carecen de voluntad para crecer, para aceptarse y adaptarse a su medio ambiente, entonces crean el propio, donde las consecuencias no importan, ni los que estén alrededor. Donde por una  dosis de “Microfelicidad” se pagará con un vació descomunal… donde las ACCIONES tienen como único fin el placer.

Así, entonces pienso sinceramente que hace falta más conciencia sobre ello.

 

P.d. Este texto es una acción con poca influencia, pero con mucha importancia.

Entre humanos y perros no hay diferencia.

Hace poco, sentado en la fría banquita de la plaza me percataba de un hecho que me dejo pensando; Un niño y su cachorro jugando junto a la fuente, la típica imagen del amo consintiendo a su mascota… algunos metros lejos un adolescente tratando de alejar a su perra (mascota) para que no le siguiera. Los perros y los humanos son iguales.

¿Por qué la mascota del adolescente se esmera en seguirle si sabe que el dueño no lo requiere así?, ¿Si el niño supiera las consecuencias a corto plazo que tendrá el hecho de estar jugueteando de esa manera con su mascota (seguirle a todas partes, pedirle alimento solo a él cuando este tenga hambre, querer jugar aunque él no lo quiera) seguiría haciéndolo?.

Las relaciones interpersonales se pueden interpretar de la misma manera. Una Persona A le da una recompensa a una Persona B, supongamos que en este caso sentimental (aprecio y cariño) la Persona B entenderá que cada vez que haga algo que sea bueno, impresione o mantenga satisfecho a la Persona A, tendrá algo a cambio; con esto comienza a desarrollar un sentimiento de lealtad y necesidad. Los humanos igual, y mas cuando se trata de sexo (del bueno). Siempre he visto relaciones sociales en las que la Persona A no quiere tener interacción con la Persona B, pero esta segunda sigue ahí, aunque el otro no lo requiera, peor aun; aunque le desprecie, es a lo que (metafóricamente) el Boss llama: Efecto pelota de frontón. Este es muy fácil de entender; cuanto mas fuerte le pegues a la pelota, mas rápido rebotara y regresara hacia ti. Así de fácil se pueden explicar muchas personas.

Cuando una Persona A tiene una relación ideal (gustosa, con intereses comunes y sobre todo con respeto –todo esto subjetivo, no me atrevo a generalizar algo tan complejo, pero me concentro en el sentimiento de equilibrio y felicidad que ciertas relaciones pueden otorgar-) con una Persona B, esta se va fortaleciendo, florece y las dos partes comienzan a construir un lazo del que son inconscientes, pero en algunas ocasiones uno de ellos tiene que ser “el perro”. Olvida que no siempre habrá recompensa y que algunas veces habrá mascotas mejores para su amo… ahí todo cambia, como con los humanos.

Hay relaciones que son increíbles, basadas en la sinceridad y el desinterés, donde ninguna de las partes quiere algo en especial del otro, solo se disfrutan. Como con los niños y sus mascotas, el niño elije que mascota sea la que: “hasta que la muerte los separe”, los humanos en sus relaciones interpersonales también.

P.d.: Perro que ladra no muerde.

No apreciamos la vida.

Y no en un sentido figurado… totalmente l-i-t-e-r-a-l: No apreciamos la vida (la pura vida, la sagrada vida, la maldita vida, la bendita vida, la cotidiana vida… como quiera que la tengas 🙂 ). Nos preocupamos la mayoría de las veces por situaciones que no están bajo nuestro control, que dependen de la decisión o intervención de otros. Nos volvemos títeres de las circunstancias. Eso: No esta chido.

Ivan escribió una vez:

¡Sal… el sol esta brillando!

P.D. Quiero que jamás se me olvide.

La importancia del tiempo (o su irrelevancia).

A mi gusto todo (TODO) tiene que tener una lógica; dos mas dos son cuatro por que es comprobable en un contexto controlable, es decir, dos idiotas mas dos pendejos es igual a cero individuo pensante <—- Esto no es controlable (en general la conducta humana no lo es). Ahora, pocas personas son capaces de percatarse (realmente) de su entorno.

La mayoría de la gente vive al día, tiene su rutina demasiado fortificada por su mediocridad (por que se ha de saber que la muchos le temen al cambio -verdadero-). Ejemplo: Mirate en el lugar en el que estas, preguntate ¿ por que llegaste ahí?, si el fin con el que acudiste a ese preciso espacio es el fin que estas cumpliendo, es decir: ¿Estas haciendo lo que realmente pensaste que ibas a hacer?, o mejor aún; ¿haces las cosas por hacerlas o solo te dejas manejar por tu rutina esperando que de alguna manera “alguien” o “algo” mas llegue para poder hacer interesante tu vida?, o ni siquiera interesante… solo menos aburrida.

Todo esta en nuestro ambiente: Yo estoy escribiendo esto, esto lo escribo para que alguien mas lo lea y lo juzgue, para que le guste o no, (por que si quisiera escribir solo para mi, seamos sinceros, este es el lugar mas incorrecto), para compartir mis ideas y retro-alimentarme (si es necesario hacerlo de mi mismo). Estoy en mi computadora escribiendo lo que pienso como quiero. Estoy aprovechando mi tiempo “a mi manera“. El problema viene cuando me pregunto: ¿como se que esta es la manera mas productiva o mas correcta?. La respuesta es fácil: por que me trae algo de provecho, digo, por lógica algo que es productivo o correcto tiene que hacer tu vida MEJOR (no hay vuelta de hoja malditos adolescentes: o la hace mejor o la hace una puta mierda, yo sinceramente he aprendido que quiero que sea mejor). Para cualquier tipo de actividad humana, cualquier mínimo esfuerzo; se necesita tiempo, el tiempo como concepto no sirve de nada, tiene que ser comprendido, tiene que ser aceptado como una maldita maquina universal que NO PERDONA, NO TIENE PIEDAD DE NADIE Y ALGO A LO QUE NO LE INTERESA EN LO ABSOLUTO SI LE APROVECHAMOS O NO. Eso es lo peligroso del tiempo, que no es un “algo controlable”. Todo esto suena lógico, es mas; lo estoy escribiendo y hasta me parece innecesario explicármelo, pero cuando me hice consiente de que debía de aprovechar el tiempo en mi vida, esta cambio, hice las cosas con un fin, me propuse metas a corto y largo plazo, aprecio día a día las cosas que tengo en mi ambiente, las aprovecho y las hago miás cuando puedo y sobre todo, no afecto a terceros con ello. Darme cuenta de donde estoy ha sido el primer paso para saber a donde quiero ir. Esa es la importancia de ser cociente de tu ambiente, de quienes y de qué estas rodeado, de buscar lo que necesitas y no lo que quieres. Esa es mi parte de mi ética.

Pero también me he dado cuenta de que para aprovechar el tiempo me tengo que deshacer de el (o mas bien ignorarlo), por que hacerlo es equivalente a preocuparse por el clima. Cuando entendí eso, comencé a escribir de nuevo sin preocuparme de nada mas.
P.d. Tengo que trabajar en la edición 😛